jueves, 26 de mayo de 2011

El amor de Jose Smith

Sermón de la Sal y danitas

Al mismo tiempo, una lucha por el liderazgo entre la presidencia de la iglesia y los líderes de Misuri llevaron a la excomunión de varios líderes mormones de alta posición, incluyendo Oliver Cowdery (uno de los Tres Testigos y el "segundo élder" original de la iglesia), David Whitmer (otro de los Tres Testigos y Presidente de Estaca de la Iglesia en Misuri), así como John Whitmer, Hiram Page, William Wines Phelps y otros (Cannon y Cook, pp. 162-71). Estos "disidentes", al ser llamados, poseían una cantidad de tierra significativa del Condado de Caldwell, la mayoría comprada cuando actuaban como agentes para la iglesia (Hamer, pp. xv-xvii). La posesión no estaba clara y los disidentes amenazaron a la iglesia con demandas judiciales.
La presidencia respondió urgiendo a los disidentes a abandonar el condado, usando palabras fuertes que los disidentes interpretaron como amenazas. En su famoso Sermón de la Sal, Sidney Rigdon anunció que los disidentes eran como sal que había perdidos su sabor y que era el deber de los creyentes expulsar a los disidentes para ser pisoteados bajo los pies de los hombres (Van Wagoner, p. 218). Al mismo tiempo, los mormones, inluyendo Sampson Avard empezaron a organizar una sociedad secreta conocida como los danitas, cuyos propósitos incluían obedecer a la presidencia de la iglesia "bien o mal" y expulsar a los disidentes de Caldwell. Dos días después de que Rigdon pronunciara el Sermón de la Sal, 80 mormones destacados incluyendo Hyrum Smith firmaron el llamado Manifiesto Danita, que advertía a los disidentes de "salir o una peor calamidad les ocurrira". El 19 de junio, los disidentes y sus familiar huyeron a los condados vecinos donde sus quejas avivaron el sentimiento antimormón (Quinn, p. 94, Baugh, pp. 36–40, LeSueur, pp. 37–43).
El 4 de julio, la milicia de la iglesia y los danitas marcharon sobre Liberty en Far West para celebrar el Día de la Independencia. Sidney Rigdon hizó una oración refiriéndose a la "Declaración de Independencia" mormona de los "acosadores". En ella, Rigdon declaró que los Santos de los Últimos Días no volverían a ser expulsados de sus casas debido a la persecución externa o disensión interna, y si los enemigos volvían para expulsar a los Santos, Y esa multitud que viene a molestarnos, debe haber entre nosotros y ellos una guerra de exterminio; porque les seguiremos hasta que sea derramaba la última gota de su sangre; o de lo contrario tendrán que exterminarnos,para que llevemos la guerra a sus propias casas y a sus propias familias, y un bando o el otro debe ser absolutamente destruido...
Publicar un comentario