miércoles, 12 de octubre de 2011

Jesucristo


El líder mormón Brigham Young, ha enseñado acerca de Jesucristo, lo siguiente: "cuando la virgen María concibió al niño Jesús, el Padre lo había engendrado a su propia semejanza. No fue engendrado por el Espíritu Santo. Y ¿Quién es el Padre? Es el primero de la familia humana. Jesús, nuestro hermano mayor, fue engendrado en la carne por el mismo personaje que estuvo en el huerto de Edén, y quien es nuestro padre en el cielo. Ahora, acuérdense desde este momento en adelante y para siempre, que Jesucristo no fue engendrado por el Espíritu Santo" (JD, Tomo I, págs. 50-51).
Pero tanto Mateo 1:18-23 Y Lucas 1:26-35 enseñan que Jesús es el Hijo del Dios Altísimo, engendrado de una manera sobrenatural por el Espíritu Santo, y nacido de la virgen María. ¡Así que alguien se equivoca! Y tenga por seguro amable lector, que no es ni Mateo ni Lucas, sino el señor Young.
El escirtor mormón Milton R. Hunter escribió: "El nombramiento de Jesús para ser el Salvador del mundo fue disputado por otro de los hijos de Dios. Se llamaba Lucifer, hijo del alba. Altanero, ambicioso y codicioso de poder y gloria, este hermano espíritu de Jesús trató desesperadamente de llegar a ser el salvador de la humanidad (Evangelio a través de las edades, pág. 15).
Enseñan también que Jesús tuvo varias esposas, entre ellas Martha y María, las hermanas de Lázaro, y María Magdalena. De esta manera es como pudo "ver linaje" antes de su crucifixión. Dicen que en las bodas de Caná de Galilea, el novio era él. Al décimo profeta del mormonismo, José Fielding Smith, se le preguntó si Jesús fue casado. Respondió: ¡Sí!. No solo han enseñado que fue casado, sino que fue también polígamo. Algunos hasta han enseñado que Jesús tuvo hijos de esas esposas. Por ejemplo, Orson Hyde dijo: "Antes de morir el Salvador, vio a sus hijos naturales tal como nosotros vemos los nuestros" (JD, Tomo II, pág. 82).
Obviamente este "salvador" mormón no es el mismo Salvador que nos presenta la Biblia. La doctrina de la poligamia de Jesús y su casamiento con Martha y María la basan en Juan 11:5: "Y amaba Jesús a Martha, a su hermana y a Lázaro". Pero este amor era un amor fraternal, de hermano, no ese amor erótico que han tratado de ver los mormones. En cuanto a las bodas de Caná, Juan 2:2 dice que Jesús era un invitado de esas bodas. ¡Qué raro que tuvieran que convidar al novio a presenciar sus propias bodas!.
Publicar un comentario