miércoles, 12 de octubre de 2011

Dios


La escritura mormona declara: "El Padre tiene un cuerpo de carne y huesos, tangible como el del hombre; así también el Hijo; pero el Espíritu Santo no tiene un cuerpo de carne y huesos, sino es un personaje de Espíritu. De no ser así el Espíritu Santo no podría morar en nosotros" (Doctrinas y Convenios 130:22).
Creen también que Dios llegó a ser Dios mediante el proceso de "progresión eterna", y que los hombres de hoy pueden llegar a ser dioses mediante el mismo proceso que es explicado de la siguiente manera por el mormón, Milton Hunter: "En la primera etapa, el hombre era un ser eternamente existente llamado inteligencia... el siguiente ámbito donde moró el hombre fue el mundo espiritual. Las inteligencias eternamente existentes fueron vestidas con cuerpos espirituales en la mansión de su Padre eterno... En aquella familia eterna en el mundo espiritual, de padres celestiales fueron engendrados y nacieron numerosos hijos e hijas... Allá en el mundo espiritual fueron criados hasta la madurez, llegando a ser hombres y mujeres adultos espirituales antes de venir a la tierra... Aquí reciben un cuerpo físico y se someten a la experiencia de la mortalidad. El espíritu eterno va al mundo espiritual para esperar la resurrección y el juicio... allá serán asignados a la gloria que han merecido... algunos recibirán gloria telestial; otros terrenal, mientras que los que están apuntados en "el libro de la vida del Cordero" entrarán a la gloria celestial. Allá algunos llegarán a ser ángeles, y otros sacerdotes y reyes, o en otras palabras, dioses" (Evangelio a través de las edades, págs. 127-129).
W. Cleon Skousen, ex profesor en la Universidad Brigham Young, escribió: "Que el universo esta poblado por muchas inteligencias. Y que Dios es Dios porque todas estas inteligencias le honran y le sostienen como tal. Sí estas inteligencias le quitan su apoyo, El dejaría de ser Dios. Nuestro Padre celestial puede hacer solamente aquellas cosas que son respaldadas por estas inteligencias, de no ser así, El no podría hacer nada" (Los primeros 2000 años, págs. 355-356).
José Smith declaró también: "Dios una vez fue como nosotros ahora; es un hombre glorificado, y está sentado sobre su trono allá en los cielos (Enseñanzas de José Smith, pág. 427).
Brigham young dijo: "Cuando nuestro padre Adán vino al jardín del Edén, llegó con un cuerpo celestial, y trajo con él a Eva, una de sus esposas. El ayudó a hacer y a organizar este mundo. ¡El es Miguel, el Arcángel, el Anciano de Días!, acerca del cual los hombres santos han escrito y hablado . El es nuestro Padre y nuestro Dios, y el único Dios con el cual tenemos que ver (J.D. Mensajes de Autoridades Superiores , Tomo I, pág. 50).
Y dijo Orson Pratt: "Fuimos engendrados por nuestro Padre en los cielos; la persona de nuestro Padre en los cielos fue engendrada en un mundo celestial anterior por su Padre; y éste a su vez fue engendrado por un Padre aún más antiguo, y así por el estilo, de generación en generación, de un mundo celestial a otro aún más antiguo, hasta que se nos canse la mente y se pierda en la multiplicidad de generaciones y mundos sucesivos (El vidente, pág. 132).
Ante tales aseveraciones, la Biblia, la Palabra de Dios nos dice en el libro de Génesis capítulos 1 y 2 que, Jehová Dios creó a Adán y a Eva. Más adelante se nos dice que, Adán y Eva tuvieron que rendirle cuentas a Jehová. Caín y Abel ofrendaron sacrificios a Jehová mientras Adán estaba vivo todavía, lo que prueba que Adán y Dios no son la misma persona. Por otra parte, toda referencia a Adán en el Nuevo Testamento no lo presentan como Dios, sino como Padre de nuestra naturaleza carnal (1 Corintios 15:21-22, 45, 49; Romanos 5:12-19).
Los mormones usan la Biblia para que esta enseñanza parezca cristiana. Se usa Juan 14:9 para mostrar que puesto que Jesús tuvo un cuerpo de carne y huesos, Dios el Padre también lo tuvo. Pero Juan 14:10-11 dice que Cristo está en el Padre, y el Padre está en Cristo. Si el versículo 9 quiere decir que el Padre tiene un cuerpo de carne y huesos porque el Hijo lo tiene, ¿Cómo es posible meter estos dos cuerpos uno dentro del otro?.
La Biblia declara que Dios es un Espíritu invisible y que ningún hombre lo ha visto jamás (ver Exodo 33:20; Juan 1:18; 4:24; 5:37; Col. 1:15; 1 Tim. 1:17; 6:16; 1 Jn. 4:12). La Biblia en el Antiguo Testamento nos dice que Dios se revelaba en manifestaciones antropomórficas (describir a Dios en forma humana) También vemos teofanías (apariciones o manifestaciones de Dios) vea, Exodo 33:9, 11, 23; 24:9-11; Gén. 5;24; y 6:5-9). Los mormones explican estos encuentros de Dios con el hombre, diciendo que El tiene un cuerpo físico porque la Biblia habla del "brazo del Señor", del "ojo del Señor", de la "mano del Señor", y asi por el estilo.
Podríamos concluir, usando esa misma lógica, que Dios es una ave según los Salmos 57:1 y 91:4. Las referencias a su brazo, ojo, mano y demás, son ejemplos de cómo Dios acomoda su revelación a la mente humana, hablando de las facultades y atributos del Ser Supremo como si fueran los de un hombre. En el Salmo 94:9, se lee: "El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?" No dice que El tenga oídos ni ojos, sino que tiene las facultades de oir y de ver.
Vale la pena resaltar que, el mormonismo no siempre enseñaba de un Dios "de carne y huesos", José Smith definió anteriormente a Dios de la manera siguiente: "Hay dos personajes que constituyen el poder gobernante, grande, sin par y supremo sobre todas las cosas, por quien todas las cosas fueron creadas y hechas... son el Padre y el Hijo, siendo el Padre un personaje de espíritu, gloria y poder; poseyendo toda perfección y plenitud. El Hijo, que estuvo en el seno del Padre, tomó forma y semejanza de hombre..." (Conferencias sobre fe, V Discurso, pág. 53).
José Smith hizo publicar estas conferencias sobre la fe, en su libro Doctrinas y Convenios. Pero fueron suprimidas en 1921, porque los mormones se dieron cuenta de que confundía enseñar de un dios de carne y huesos, cuando su mismo profeta había escrito que era un espíritu.
En Romanos 1:22-23, Pablo advierte acerca de los que tratarán de hacer a Dios a la imagen del hombre corruptible, lo que lleva a la inmoralidad y trae sobre ellos el juicio de Dios. La Biblia presenta a Dios como un ser infinito que no es hombre. Es imposible que los mormones puedan sostener su enseñanza de que Dios es un hombre, cambiando y progresando, cuando leemos los siguientes versículos: "Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta..." (Números 23:19); "Porque soy Dios, y no hombre..." (Oseas 11:9); "Yo hice la tierra y creé al hombre sobre ella..." (Isaías 45:12). Los siguientes versículos enseñan que Dios es omnipotente, omnipresente y omnisciente; ningún hombre o dios con cuerpo tangible de carne y huesos podría ser omnipresente: Apocalipsis 19:6; Deuteronomio 4:39; Salmo 139; Proverbios 15:3; Jeremías 23:24; Hechos 17:27; Salmo 33:6; Hebreos 11:3. La Biblia enseña también que Dios es inmutable y eterno: Deuteronomio 33:27; Salmo 90:2; Isaías 40:28; Jeremías 10:10; Malaquías 3:6.
El mismo Libro de Mormón niega que Dios sea un hombre glorificado, en estos versículos: II Nefi 2:14; 9:20; 11:7, Jacob 2:21, Mosiah 2:23; 4:21, Alma 18:28; 22:10, Mormón 9:9-11, Eter 3:15.
Con todo esto, puedo categóricamente afirmar: Que la misma escritura del Libro de Mormón contradice las susodichas enseñanzas mormónicas a este respecto.
Publicar un comentario