sábado, 11 de junio de 2011

Brigham Young dijo que la concepción y el nacimiento de Jesús fue tan natural como el nuestro.

El nacimiento del Salvador fue tan natural como el de nuestros hijos; fue el resultado de una acción natural.  El participó de carne y sangre —fue engendrado por su Padre, como nosotros lo fuimos por nuestros padres."  ("Diario de Discursos", ["Journal of Discourses"], Volumen 8, página 115).

 
Publicar un comentario