jueves, 23 de septiembre de 2010

1 Nefi 4 :35 Zoram el feliz secuestrado

35 Y sucedió que Zoram cobró ánimo al oír las palabras que le hablé. Ahora bien, Zoram era el nombre de este siervo; y prometió que descendería al desierto a donde estaba nuestro padre. Sí, y también nos hizo juramento de que permanecería desde entonces con nosotros.



Viene tu amo y te pide que le abras el tesoro. Crees que es tu amo y le abres. Te lleva fuera de la ciudad y te dice que le ha cortado la cabeza tu amo y que el se llama Nefi. Y que el Señor le ha dicho que: o te vienes al desierto con nosotros o no viviras para contarlo. Y después de esto me pongo a saltar de alegria y decido irme con ellos. Un asesinato, un robo, un secuestro y la posibilidad de que me corten la cabeza. Ahora solo me queda bailar un tango.
Publicar un comentario