domingo, 22 de enero de 2012

Libro de Mormon Problemas botanicos


Según el Libro de Mormón, Dios guió a Nefi y a otros Judíos fieles a dejar “la tierra de Jerusalén” (sic) para ir a la tierra prometida de Norteamérica Inmediatamente nos confrontamos con algunos problemas botánicos serios por que en I. Nefi 18:24 (591 A.C.) leemos que al llegar, los judíos sembraron numerosas semillas que habían traído, y que las semillas “crecieron extremadamente, por lo tanto, fuimos bendecidos en abundancia.

Como es bien sabido, las cosechas dominantes del Medio Oriente eran uvas, olivas, trigo, cebada, higos, dátiles, lino, cebolla, puerro, ajo, algunas clases de frijoles, granadas, sicomoros, algunos melones, variedad de naranjas, limones y duraznos. Las cosechas de América como las papas, tabaco, frambuesas, berenjenas y maíz no se conocían en el mundo antiguo, sino hasta en tiempos modernos.

No hay ninguna evidencia de que las cosechas de Medio Oriente jamás hayan “crecido extremadamente... en abundancia hasta que europeos modernos las trajeron de América. Se admite que aunque los colonizadores modernos de Europa encontraron uvas en América, son especies distintas a las del Viejo Mundo.

Otros problemas botánicos se encontraron cuando III. Nefi 18:8 habla de trigo en América en el año 34 D.C.
I. Nefi Alma 1:29 y 4:6, Helaman 6:13, y Éter 10:24 habla de lino (tela echa de lino.)
Centeno es mencionado en Mosiah 9:9 higos en III. Nefi 14:16 y olivas en Jacob 5, I> Nefi 17:14 y 15:7, 12 y 16. Ninguno de estos existía en aquel tiempo.
Neas y sheum son mencionados en Mosiah (9:9) como dos plantas comestibles que predominaban y crecieron en abundancia. Sin embargo, si fueron tan prominentes importantes, por que no hay ninguna referencia de ella en la literatura del Viejo Mundo, y por que no han sobrevivido?.

Los injertos en las plantas se mencionan en I.Nefi 15:16 y Jacob 5, sin embargo, no hay ninguna evidencia de que los Indios practicaron esto entre los años 600 A.C. y 421 D.C. la poda se menciona en II Nefi 15:6 y afronta un problema similar. El describir el crecimiento y plantación de la semilla como “hinchazón” (Alma 32:28-34 y 33) es ingenua y groseramente inadecuado. Refleja el error de preformacionismo. 
Publicar un comentario