domingo, 18 de marzo de 2012

Jose Smith maestro mason

Uno de los propósitos fundamentales de la Masonería es que el Francmasón sea hermano del Francmasón, aún en medio de una guerra y perteneciendo a bandos contrarios.

Uno de los recursos secretosal que un masónpuede apelar es el denominado “signo de socorro”. Ante la manifestaciónde este signo, el masón debe proteger al masón.

A este respecto Truty refiere una historia, tomándola de Clavel :

 “Durante las guerras napoleónicas, habiéndose encontrado los restos de dos Regimientos de Infantería franceses rodeados por fuerzas enemigas, el jefe de aquellos (los franceses), por una inspiración momentánea, salió de las filas y en medio del fuego hizo el signo de socorro masónico; dos oficiales hannovarianos lo comprendieron, y por un movimiento simultáneo, sin consultar con sus superiores, hicieron que cesara el fuego, presentándose después a disposición del General reconociendo la grave infracción de disciplina que habían cometido; pero el General, que también era masón, lejos de castigarlos, alabó su conducta.”
Es interesante notar que si bien José Smith era un líder religioso, recurrió a la Masonería y sus últimas palabras posiblemente fueron una señal masónica.
En su libro sobre Masonería, William Morgan da información referente al “signo de socorro”  masón que se utilizaba en los tiempos de José Smith. Él dice:

 “...la señal se da levantando ambas manos y brazos hasta los hombros, en forma perpendicular, una a cada lado de la cabeza, con los hombros formando un cuadrado. Las palabras que acompañan este movimiento, en caso de peligro son: “Oh, Señor, D’s mío..., ¿no hay ayuda para el hijo de la viuda?”  [2]

La expresión “hijo de la viuda”, es una referencia a los masones. Esto lo aclara muy bien un autor masón:

 “...Este hermano declara: Ojalá puedan los Estados Generales imitar a losinfantes(hijos) de la viuda (los masones), trabajar de cierto sólo por la felicidad pública...” 
El autor mormón E. Cecil McGavin afirma acerca de José Smith:

“...José, al saltar por la ventana, pronunció la  señal  masónica de socorro,diciendo: Oh, Señor, D’s mío... no pudiendo terminar su exclamación...”

Si hacemos una comparación de las palabras que están contenidas en el signo de socorro masón, con las últimas palabras del Profeta José Smith, encontramos el siguiente parentesco:

Signo de socorro masón
 Últimas palabras de J. Smith

“Oh, Señor, D’s mío  ¿No hay ayuda para el hijo de la viuda?”
 “Oh, Señor, D’s mío...”


La persona que desconozca el contexto histórico y la vinculación de José Smith con la Masonería, bien puede llegar a pensar que las últimas palabras del Profeta son una genuina oración.
Pero, es posible que el Profeta esperase la ayuda de algún masón que pudiera haber formado parte de los hombres que atacaron la cárcel.
No podemos omitir la contradicción que hay entre las fuentes históricas, pues el anteriormente citado autor mormón E. Cecil McGavin, sostiene que el Profeta alcanzó a pronunciar el pedido de socorro masón, mientras que las palabras de Smith que aparecen en fuentes disponibles, nos conducen a suponer que las últimas palabras de Smith, pudieron haber sido resumidas y alteradas, logrando así que sus últimas palabras aparecieran como la profunda y sentida exclamación de un cristiano y no un recurso o expresión clave de una sociedad secreta.
Otro de los aspectos en que se notan coincidencias está en el Ritual de los Masones y de los Mormones.
Según las informaciones que surgen de quienes han asistido a Ceremonias de Templos Mormones, el Ritual consta de sucesivos estadios en distintas cámaras (por lo menos en el siglo pasado) en donde en cada una de las mismas se impartía una lección.
El Ritual Masón, también constaba de distintos estadios.
Jean Palou describe, muy brevemente, el llamado Rito de Mizraím, ceremonia que se componía de siete pasos por distintas habitaciones, y en cada una de ellas el iniciadorecibía lecciones, realizaba promesas y escuchaba terribles amenazas (castigos) si transgredía los votos.
En resumen encontramos que entre Masonería y Mormonismo hubo una estrecha relación histórica que los vincula y esta reciprocidad, sorprendente e innegable, aún mantiene ciertas semejanzas entre sus respectivos ceremoniales.
Esta correspondencia se manifiesta resumidamente en:


Ambas Sociedades desarrollaron Ceremonias Secretas (ellos prefieren decir discretas o sagradas) que se llevan cabo en Templos las cuales no pueden ser presenciadas por el público en general.

Publicar un comentario